Crónicas de una Kamanauta

Mi despertar sexual fue a una edad temprana, he recorrido este camino de reivindicación, sanción y validez por mi placer ya por poco más de dos años y hoy quiero hacer una pausa para contarte un poco de lo que he aprendido.





01. El consumo de cuerpos termina por dejarte vacix


Nadie nos enseña por dónde empezar o cómo hacerlo y en mi camino al ir experimentando mi sexualidad me topé con muchas piedras, una de ellas fue la desconexión que tenía con mis vínculos, los utilizaba como medios para saciar mis fantasías, para "descubrirme" según yo pero lo hacía apartándome de la esencia de la otra persona. Vaya no digo que si lo has hecho esta mal, pero creo que llega un punto donde si hablamos de placer y sexualidad todas las partes involucradas merecen de toda tu presencia y reconocimiento. Resulta ser cuestión más de entrega y de compromiso que de cualquier otra cosa, entrega por el momento, compromiso por el placer mutuo.



02. Se tu mejor "polvo"


¿Ya te empezaste a masturbar? Y si lo haces... ¿qué tanto te gusta?

Para mi la masturbación ha sido un camino lleno de sube y bajas, la verdad recuerdo que un amigo en la secundaria fue el primero en incitarme a hacerlo a lo cual yo me nequé de inmediato, ya lo había hecho pero no lo practicaba y menos con el deseo de sentir placer, si lo hacía era para aliviar dolores de cabeza, estrés y demás. Tenía una tarea, la completaba y ya está, a dormir.


Al pasar el tiempo me di cuenta que era importante saber lo que me gustaba e irme explorando aunque siendo una persona que recae en la depresión y si no estaba en ella experimentaba constantemente un estado de ansiedad me era difícil estimularme, en estos casos llegan periodos donde el lívido disminuye y con esto el apetito sexual.


Y ESTÁ BIEN, hay que transitarlos. Pero hay días buenos y en esos disfruto al máximo mi cuerpo, si tengo la energía en vez de llenarme de tareas, forzarme a hacer ejercicio o leer a lo güey me pongo algo hot, ambiento mi espacio y me seduzco. Y wow, no hay momento más lindo, más íntimo y donde más me aprendo que ahí.





03. El lubricante es lo máximo


Aquí les voy a contar una historia, en mi ultima relación yo estaba comprometidísima a explorarnos sexualmente, andábamos de viaje por San Francisco e insistí en ir al museo antiguo del vibrador, mi ex pareja (y pronto sabrán por qué) no estaba muy cómoda con mi entusiasmo por el placer pero aún así accedió a que fuéramos al museo.

Al entrar había varios aparatos para que la mujer pudiera aliviar el estrés principalmente y llegar al orgasmo; esto ya es muy sabido pero a la mujer de antes y quiero decir de antes porque me niego a que esta siga siendo nuestra realidad se le etiquetaba de histérica (y cómo no serlo en esas épocas) pero para esto se crearon tanto técnicas como aparatos para estimularnos, si, ahí fue el comienzo del vibrador y bueno para no desviarme del tema entramos al museo que aparte de museo resultó ser también una sex shop (mi primera sex shop) y la verdad yo estaba súper emocionada, había libros, juguetes, esposas, outfits, juegos y de todo lo que te puedas imaginar.


Estuvimos dando vueltas por ahí, viendo y preguntando para saber qué era lo que íbamos a probar, al final no teníamos mucho presupuesto para juguetes y terminamos comprando un lubricante a base de agua con un plug anal de silicona que aparte vibraba. Al llegar al cuarto del hotel me di una ducha, a lo que el le siguió, estábamos ya en la cama y el buscó tanto el vibrador como el lubricante, andábamos en el cachondeo y utilizamos un montón de lubricante, comenzamos a utilizarlos pero en vez de hacerlo en pareja tomó el plug para estimularse en la entrepierna y no paraba, me sentí súper fuera de lo que sea que estuviéramos haciendo y no paró hasta venirse. ÉL, el wey que se negaba a explorarse y experimentar cosas nuevas y aparatos, lo disfrutó al máximo.


Y bueno, les cuento esta historia para que aprendamos juntos.




  • Cuando vayas a una sex shop, no tengas miedo de preguntar y averiguar qué es lo mejor para ti, aún si ya hiciste dos preguntas, haz tres más. Hasta la fecha yo tengo el plug y creo que no era el juguete que buscaba.

  • No hay expertos, al hablar del placer resulta ser muy personal y lo tienes que construir tú, de lo que leas, escuches y experimentes quédate con lo que te funciona y deshecha aquello que no.

  • Momentos incómodos y fallas va a haber, es importante que en tus vínculos haya interés por tu placer y por que también la pases bien. Hablarlo es incómodo pero más incómodo es no pasarla bien.

  • Atrévete a explorar tu sexualidad con una buena actitud, quitarte de estigmas y tabúes te permitirá disfrutarte como probablemente nunca antes lo hayas hecho.

  • El lubricante realmente ayuda a que todo resbale y fluya de mejor manera, aprende de las experiencias y no deseches del todo un juguete o producto, desecha mejor al tóxico de tu ex.

  • Pregunta y no asumas, ningunx de nosotrxs somos diosxs del sexo, siempre llega con la curiosidad de aprender.




0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo